Desde que Tom Peters publicó su artículo “The Brand Called You” en la revista FAST COMPANY a finales de los 90, la Marca Personal ha sido un tema recurrente que ha dado muchísimo juego en la literatura empresarial. La idea fue revolucionaria porque proponía que tomásemos como ejemplo a las grandes marcas y aplicásemos las mismas técnicas de marketing que ellas utilizan para promocionar su producto en el mercado. Esto es básicamente lo que conocemos hoy en día como Marketing Personal o Personal Branding.

Lo cierto es que somos un producto en el mercado de trabajo. Por lo tanto conviene hacer caso a esa sugerencia si queremos ser competitivos y visibles para nuestros “compradores”. Pero ¿cómo puedes gestionar eficazmente tu marca personal?

1.Ponte manos a la obra. La marca personal se debe idear, construir, difundir y cuidar. por lo tanto requiere trabajo y dedicación. Es imprescindible que tu mensaje sea siempre coherente, trabajado y alineado con tus valores y objetivos. Por ese motivo, es necesario que realices un trabajo previo de autonocimiento y crees la estrategia que te dará mejores resultados; piensa que para que un buen comercial pueda argumentar y convencer de lo bueno que es su producto, primero es necesario que lo conozca muy bien.

2. Ya seas autónomo o empleado muestra tu valor añadido. Identifica y comunica en qué puedes ser útil a tu cliente o empresa que te contrate. Si eres un trabajador autónomo tu cliente será la empresa que directamente compre tu producto o servicio final. Si buscas trabajo por cuenta ajena tu cliente será tu futuro empleador o incluso las empresas de selección. En ambos casos te conviene publicitarte bien para resultar atractivo profesionalmente a tu cliente y se decida por ti. Por lo tanto, tener una buena marca personal es igual de necesario como beneficioso para todo el mundo, independientemente de cómo se esté dado de alta en la Seguridad Social.

3. Da información clara y directa. Muéstrate de manera que ayudes a las personas a identificar en ti lo que están buscando. Una buena de las técnicas más efectivas consiste en unir tu nombre con tu especialidad profesional siempre que tengas ocasión, para que las personas lo asocien después de manera automática. Por ejemplo, en mi caso puedo asociar Joana Sanz Solanich con Coaching en Barcelona. Aquí, además de la especialidad, he incluido la ubicación y eso me ayuda a dar sensación de cercanía y disponibilidad.

4. Difunde tu marca a través de diversos canales. La fórmula ideal reside en combinar tanto eventos presenciales (ferias, congresos o encuentros de profesionales de tu sector) como herramientas virtuales (las redes sociales que se ajusten más a tus necesidades). De esta manera ampliarás tu campo de acción. Cuantas más personas conozcas, más personas te conocerán a ti.

5. Utiliza todas las herramientas y técnicas de comunicación. Una de las cosas que más ayuda a tu marca personal es tener un blog donde poder mostrar tu conocimiento favoreciendo el hecho de compartir información con tus contactos. Una página web también genera confianza y seguridad. En caso de que no quieras o no puedas tener ninguna de las dos, es importante que tengas tu currículum 2.0 e identidad digital trabajada para que sea fácil localizarte en Google y linked in. Otros elementos de marketing personal son los visuales, como las tarjetas de visita, o los comunicativos, como la técnica del Elevator Picth, que te ayudará a explicar de manera potente y sintética de todo lo que ofreces como profesional.

Si todavía no has empezado ya ¡te animo a que te pongas manos a la obra cuanto antes!

¿Necesitas mi ayuda?

Desde siempre me ha fascinado el desarrollo de las personas y participar en el descubrimiento y la potenciación de todas sus habilidades.