0

La clave para lograr la excelencia profesional está en desarrollar las competencias y habilidades necesarias para realizar con éxito las funciones asociadas a tu puesto de trabajo. En el ámbito de los recursos humanos se valoran 2 tipos de competencias:

  • Competencias Técnicas– Hard Skills. Son las habilidades y conocimientos específicos imprescindibles para desempeñar un trabajo. Suelen adquirirse a través de una formación universitaria, ciclo formativo o curso, o también a través de la experiencia profesional.
  • Competencias transversales–Soft Skills. También llamadas competencias blandas. Pueden resultar definitivas  para que realices tu trabajo con éxito. Son muy analizadas y buscadas, tanto en procesos de selección, como en la evaluación de desempeño y el plan de carrera.

Lograr la excelencia profesional no es fácil. Es muy importante que tengas las competencias y habilidades necesarias para realizar con éxito las funciones asociadas a tu puesto de trabajo.

Este tipo de competencias pueden tenerse de manera natural, adquiridas por tus experiencias de vida, tu experiencia profesional o una formación específica. Un proceso de coaching también te puede ayudar a desarrollar tus habilidades de:

  • Liderazgo
  • Gestión del talento
  • Capacidad para delegar
  • Dirección de personas
  • Comunicación
  • Flexibilidad y Gestión del cambio
  • Orientación al logro de objetivos
  • Trabajo en equipo y cooperación
  • Orientación estratégica
  • Compromiso con la organización
  • Empatía
  • Escucha Activa
  • Inteligencia emocional
  • Creatividad y capacidad resolutiva
  • Autoconfianza
  • Proactividad
  • Networking
  • Toma de decisiones
  • Influencia y persuasión

Si necesitas mejorar alguna de estas competencias, trabajaremos conjuntamente para que lo consigas realizando tres pasos:

  • Balance competencial Identificaremos las competencias que necesitas para el óptimo desempeño de tus funciones. No es necesario que tengas todas las competencias altamente desarrolladas, solo las relacionadas con tu ocupación, por ejemplo, no será lo mismo las competencias requeridas a un director financiero que a un creativo publicitario.
  • Plan de mejora competencial a través de un plan de acción personalizado consistente en distintas actuaciones temporalizadas y enfocadas al desarrollo de la competencia que quieres desarrollar.
  • Implementación en tu entorno profesional de manera progresiva y comprobando los resultados a través de un seguimiento de actuaciones.

El entorno laboral es imprevisible. Puede que en algún momento de tu vida profesional deas enfrentarte a conflictos que impidan que sientas que estás en el lugar adecuado. Esta situación puede incluso afectar a tu desempeño, provocando que baje tu rendimiento y productividad laboral.

Si estás pasando por una crisis o situación de conflicto profesional te será muy útil realizar un proceso en el que afrontemos situaciones para que puedas fortalecerte profesionalmente.

Estas situaciones difíciles pueden ser:

  • Conflictos internos: Aclarar ideas, solucionar dudas, resolver bloqueos y establecer prioridades a la hora de actuar.
  • Miedos: Identificar los riesgos reales y gestionar los miedos que dificultan tu toma de decisiones.
  • Despidos: superar estas situaciones complicadas y potenciar tu capacidad de resiliencia profesional.
  • Síndrome de estar quemado- Burnout: identificar las causas y las posibles soluciones.
  • Estrés o presión de tu entorno profesional: gestionar ambos fomentando el equilibrio y la serenidad laboral para que se conviertan en factores estimulantes.

¿Necesitas mi ayuda?

Desde siempre me ha fascinado el desarrollo de las personas y participar en el descubrimiento y la potenciación de todas sus habilidades.