El feedback es la herramienta más potente para conseguir los mejores resultados tanto a nivel personal como a nivel de equipo. De hecho, puedes dar feedback a cualquier persona relacionada con la empresa. Pero hacerlo bien es todo un arte y para que la herramienta funcione hay que utilizarla bien. Aquí tienes ocho trucos para que sea realmente efectiva:

1- Céntrate en hechos concretos que hayan sucedido: exponiendo la situación y la acción o comportamiento que quieres comentar. Recurre con datos concretos, no hables a nivel general ni de sensaciones porque entonces el impacto de tu argumento pierde fuerza y genera confusión en la persona que lo recibe. Sandra ¿recuerdas el viernes cuando vimos al cliente nuevo y le comentaste que no había ninguna solucion a su problema?

2- Utiliza la técnica sandwich, es muy efectiva ya que empiezas y terminas en positivo. Transmite a tu interlocutor sus comportamientos o características que para ti son valorados. A la hora de entrar en la crítica enfócalo de manera que le quede claro el beneficio que obtendrá mejorando el aspecto al que te refieres. Tu siempre sabes tratar muy bien al cliente y nunca te das por vencida, si le dices que no hay solución tan rápidamente puede desesperanzarse y dejar e creer en la eficacia de nuestro servicio. Si en cambio, le dices que lo revisarás y le darás una respuesta cuanto antes, haces que sienta que nos importa y hace que siga creyendo en nosotros.

3- Evita asociar los aspectos a mejorar a características de la persona. Por ejemplo, si una persona del equipo al que lideras ha perdido unos documentos muy importantes y quieres que vaya con más cuidado evita decirle: Alfredo, eres muy desordenado. Mejor céntrate en hechos descriptivos quitando atributos los negativos, así evitarás el Efecto Pigmalión en el entorno laboral.

4- Relaciona sus comportamientos positivos a las características de su identidad. Al hablar de los aspectos positivos SÍ que es recomendable que los asocies a las características de la persona a la que le das tu feedback, de esta manea le das un input positivo directo para fortalecer su autoestima: Alfredo, eres una persona muy responsable y con una capacidad de trabajo muy alta (…)

5- Fomenta que se plantee una acción de mejora: Después de exponer los hechos, invítale a que se haga responsable de un plan de acción para mejorar (…) has extraviado dos documentos muy importantes en la última semana y no puede volver a pasar. ¿Qué has pensado para evitar que ocurra la próxima vez? También puedes darle alguna sugerencia: por si te sirve, tener controlados todos los documentos me cree una carpeta sólo para la documentación de las fusiones.

6- Encuentra el momento oportuno para dar feedback. Si crees que debes dar ese feedback de una manera urgente busca un entorno y espacio adecuado y hazlo siempre de manera individual evitando hacerlo delante de terceras personas. Como seguramente esa persona no espera tu feedback conmtextualiza, para provocar su predisposición a la escucha. Susana, me gustaría compartir un par de impresiones que me han surgido a raíz de tu exposición. ¿Tienes cinco minutos para comentarlas antes de reunirnos con el cliente.

7- Evita utilizar los términos “debilidades” o “puntos débiles” son conceptos estáticos que no promueven la búsqueda de mejora. Si por el contrario, hablas de “Aspectos a mejorar” incluyes un verbo de acción e invitas a movilidad y al cambio, entendiendo que está en su mano mejorar comportamientos que le impiden tener un rendimiento superior.

8- Pregunta a tu interlocutor si desea recibir feedback, en caso de que no se trate de una reunión evaluación de desempeño. Esta consulta previa debes tenerla más aun en consideración si se trata de un homologo de otro equipo y recuerda siempre hacerlo de manera asertiva pero con mucho respeto y tacto.

¿Necesitas mi ayuda?

Contacta conmigo y empezaremos a trabajar desde el primer momento en potenciar las habilidades que necesitas.