0

Si estás buscando trabajo, antes de lanzarte a echar currículums a lo loco o ir a una entrevista sin tener mucha idea de lo que te vas a encontrar, párate un momento y hazte la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que esa empresa buscará a la hora de seleccionar a su futuro trabajador? Para ayudarte a encontrar la respuesta, en este post voy a explicar qué son las competencias profesionales y para qué sirven realmente, de manera que puedas utilizar esta información para tu beneficio profesional.

¿QUÉ SON LAS COMPETENCIAS PROFESIONALES?

En el ámbito de los Recursos Humanos hay muchas definiciones y algunas más amplias que otras, pero, sin entrar en tecnicismos, las podemos resumir de la siguiente manera: son los CONOCIMIENTOS, las HABILIDADES y las ACTITUDES que ayudan a realizar un trabajo con éxito.

¿QUÉ TIPOS DE COMPETENCIAS EXISTEN?

Al igual que hay diversas definiciones, también existen distintos tipos de clasificaciones, pero un seleccionador básicamente te va a valorar dos tipos de competencias:

COMPETENCIAS TÉCNICAS O “DURAS” (HARD SKILLS)

Son las habilidades y conocimientos específicos relacionados directamente con tu especialidad profesional. También pueden ser el conocimiento de un método de trabajo o incluso un sistema informático que necesites conocer.

Algunos ejemplos:

– Marketing SEO/SEM
– Legislación laboral
– Gestión de proyectos
– Sistema SAP
– Lean Manufacturing
– Método “Just in time”
– Gestión de presupuestos

COMPETENCIAS TRANSVERSALES O “BLANDAS” (SOFT SKILLS)

Si las competencias duras son técnicas, las blandas son interpersonales y están ligadas a aspectos sociales, actitudinales y de autogestión personal. Se valoran independientemente del sector o categoría profesional, sin estar ligadas a una ocupación concreta, por eso también se conocen como COMPETENCIAS TRANSVERSALES.

Algunos ejemplos:

– Negociación
– Innovación y creatividad
– Resolución de conflictos
– Organización
– Liderazgo
– Autoconfianza
– Orientación a resultados

ENTONCES ¿QUÉ COMPETENCIAS BUSCARÁN EN TI EXACTAMENTE?

Dependiendo del puesto de trabajo al que aspires buscarán en ti unas u otras. No existen unas competencias comodín que se pidan siempre en todas las ocupaciones, aunque sean del mismo sector, sino que se valorarán mucho más las necesarias para realizar de forma óptima las tareas que implica un puesto de trabajo CONCRETO (tanto duras como blandas). Esas competencias se conocen como COMPETENCIAS CLAVE del puesto de trabajo.

Te pongo un ejemplo:

COMPETENCIAS CLAVE DE UN DIRECTOR FINANCIERO

-Duras-

– Estrategia financiera
– Conocimientos actualizados de la normativa fiscal y contable
– Manejo avanzado del paquete office
– Contabilidad financiera y societaria
– Finanzas corporativas e internacionales

-Blandas-

– Pensamiento Abstracto
– Orientación a resultados
– Organización y planificación
– Liderazgo y dirección de personas
– Negociación

¿LAS COMPETENCIAS SON INNATAS O SE ADQUIEREN?

Algunas personas, por sus características y rasgos personales, tienen unas competencias más desarrolladas de manera innata. Pero también pueden desarrollar otras competencias según van avanzando en su carrera, ya que les resultan necesarias para realizar un mejor desempeño en su profesión. De este modo, el desarrollo de competencias está estrechamente ligado al desarrollo profesional. Las competencias se utilizan como unidad de medida para calcular el talento y predecir si un candidato desarrollará su trabajo con éxito en el futuro. Por esta razón, las empresas y los headhunters tienen sistemas para identificar y encontrar si las personas tienen las competencias clave para un excelente desempeño en su trabajo.

¿CÓMO SE DETECTAN LAS COMPETENCIAS DURAS?

Detectar las competencias “duras” es relativamente sencillo: analizando el currículum o haciendo una pregunta relacionada con aspectos técnicos. Por ejemplo: “Explícame en qué situaciones has trabajado con el sistema TPM (Mantenimiento Productivo Total)” o “¿Con qué programas de gestión financiera trabajaste en la última empresa?”.

¿CÓMO SE DETECTAN LAS COMPETENCIAS BLANDAS?

Las competencias “blandas” son más difíciles de identificar ya que donde se ven realmente es en el día a día, a través de los comportamientos que pueden observarse del trabajador. Como no se puede comprobar si se tienen a simple vista se elaboran herramientas para medirlas, como los DICCIONARIOS DE COMPETENCIAS. También existen métodos para detectarlas, como las pruebas psicotécnicas, el Assessment Center o la entrevista de trabajo y más específicamente la Entrevista de Incidentes Críticos (Behavioral Event Interview) y la Entrevista por Competencias.

Así que la próxima vez que entres en un proceso de selección, antes de adaptar tu currículum a la oferta e ir a una entrevista de trabajo, intenta deducir cuáles serán las COMPETENCIAS CLAVE del puesto al que aspiras para poder demostrar que las tienes.

¿Necesitas mi ayuda?

Desde siempre me ha fascinado el desarrollo de las personas y participar en el descubrimiento y la potenciación de todas sus habilidades.